jueves, octubre 01, 2009

Despedida.

Siempre, entre bromas (pero seriamente convencida), le decía a mi mamá que tenía que vivir 100 años o más. Ella me decía que qué pereza andar tan "cacreca" por el mundo, pero yo le respondía que quería vivir muchas más cosas con ella. Ella entonces respondía lo mismo: concluía que se iba a quedar más años, solo que esperaba que no tantos como yo pretendía. La sola idea de perderla antes de tiempo, me daba escalofríos. 

Sin embargo, hace cerca de un mes, le pedì a Dios que se la llevara, y hace una semana le susurraba a ella en el oído que ya podía irse, que yo iba a estar bien. Después de un año y 4 meses de batallar contra un cáncer gástrico avanzado - y de darle pelea- mami falleció hoy hace una semana. 

Fue una muerte anunciada, que en los últimos meses volvió a asomar la cabeza, cuando parecía (al menos para mi madre, desgraciadamente a mi me cuesta creer en milagros) que la batalla se había ganado. En las últimas semanas y días la enfermedad la consumió con rapidez, como vengándose del tiempo extra que mami había logrado robarle a la muerte, según su pronóstico médico: "Si este cáncer me va a llevar, que se joda y le cueste", le decía a la gente.

Este no es un post para que me tengan lástima, ni para contarles lo maravillosa que fue mi madre, ni por qué sin duda merece el título de "Mejor Mamá del Mundo": este post es para que no les pase lo mismo que a mi, y sientan, además del vacío, un arrepentimiento por no haber actuado a tiempo.

"Su mamá debió hacerse esta gastro hace mínimo 3 años", dijo el Dr. Murillo cuando le hizo la biopsia y la mandó de emergencia a internarse en el México. Ya habían pasado meses, incluso años desde que mami tenia molestias estomacales, pero de los medicamentos normales para la gastritis, nungún médico pasó (ni en la Caja, ni en consulta privada).

El cáncer -la mayoría de ellos- es tratable, y tiene índices de remisión altos, o al menos una esperanza de vida importante si se detecta en etapas tempranas. Algunos son silenciosos hasta que ya estàn avanzados, por lo que es recomendable hacerse chequeos generales periódicamente. Otros dan "pistitas", por lo que no se debe pasar por alto cualquier síntoma extraño que haya, e insistir en realizarse todos los exámenes posibles, aunque su médico no lo crea necesario.

A veces son pretextos de tiempo, otra veces de índole monetario, pero quienes ya pasaron por esto saben que no hay dinero ni tiempo que compre el dolor de ver a tu familiar convertirse en un ser casi irreconocible -ni que te reconoce- (aún cuando luchó contra la enfermedad con todas sus fuerzas), y mucho menos la ausencia y el vacío que te deja la partida, porque lo más doloroso de todo es saber que ya no vas a poder seguir amando a esa persona (en el sentido físico), generando recuerdos bonitos, agradeciéndole a Dios porque podés disfrutar de su sonrisa.

Este es un proceso lento, cansado, doloroso. Traten de que no se repita en sus casas. Infórmense, participen en actividades, aconsejen a sus familiares, y sobre todo, no duden en recordarles lo mucho que los quieren cerca, que los quieren bien.

Ahora sólo falta que las grandes potencias dejen de gastar su presupuesto en armamento y busquen la cura contra esta y otras enfermedades dolorosas. La ironìa de la vida. 

Gracias a los Drs. Murillo Ceciliano (cirugìa), Landaverde (Oncología) y Williams (Paliativos) del Hospital México. Gracias especiales a toda la gente de la Clínica del Dolor y Cuidados Paliativos, del Calderón Guardia. Espero que no tengan nunca que ir, pero si lo hacen, sepan que son lugares como ese los que te devuelven la esperanza en la gente y en la Seguridad Social. 

Gracias a todos los que oraron, los que me mandaron sus buenas vibras, los que pasaban a leer, a saludar, aún cuando no me conocen. La vida sigue, y aunque sé que uno nunca se recupera totalmente, tengo mucho en qué ocupar mi mente. Un abrazo.  

9 comentarios:

Lic. Ignacio Alfaro Marín dijo...

Lamento mucho lo que te sucedió. Hacés lo correcto en transformar tu dolor en un mensaje de advertencia para los demás. Yo soy sorbeviviente de cáncer y se vive permanentemente con miedo de que regrese pero con la tranqulidad de que la verdad todos, todos, podemos irnos en cualquier momento. Mucha fuerza.

GAVILANAZO dijo...

Un mensaje de mucho valor y estima... ¡gracias por tu valor!

Terox dijo...

A casi todos nos pasa. Yo creo que en el fondo, no queremos ir al doctor por miedo a que nos encuentren algo.

Ha sido muy difícil para vos, y todavía lo será, pero creo que has sido extraordinaria, y estuviste ahí cuando tu mamá te necesitó. Eso es lo importante.

Te deseo lo mejor...

Chepe Centro dijo...

Un nuevo abrazo por acá. Como tus cherry blossoms, nuestra vida es pasajera para todos, pero marca a otros que a su vez nos marcan.
Fortaleza.

"Fue el tiempo que pasaste con tu rosa lo que la hizo tan importante."
— El Principito

WOLVERINE dijo...

Siga adelante, cuida con mucho amor a tu madre y Dios que es tan bueno de una u otra forma ha de compenzar tan noble esfuerzo.

Salu2 de WOLVERINE.

Jen dijo...

te amo rose

P. Vargas dijo...

No te conozco y es la primera vez que paso por este blog, no hay forma de consolar la perdida de un ser querido, pero igual quiero dejarte un enorme abrazo...

SarksTico dijo...

hace mucho q no paso, y vengo a enterarme hasta hoy..

Un abrazo, cuidate mucho, realmente no tengo mucho que decir..

Karla Z.S dijo...

Hola me llamo Karla y acabo de pasar una situación igual con mi mamá, yo te escribi cuando aun la tenia viva, ahora te escribo de nuevo con el corazón destruido, pues ella tambien se fue hace poco, espero poder hablar con vos...y quizas desahogar este dolor que llevo dentro :( Fortaleza y Dios es lo que sigue. Escribeme: k.121986@hotmail.com