jueves, octubre 05, 2006

Las prioridades en un mundo globalizado.

(Perdón por la pérdida de signos de interrogación y exclamación espanioles, pero no entiendo este teclado)

Es definitivo: la pobreza y la necesidad no es tanta en Costa Rica cuando de últimas tecnologías se trata.

Hace unos años eran los televisores. Ningún tugurio decente podía ser digno sin un tele a colores. Podria faltar el arroz y lo frijoles, pero como.. cómo faltar el Chavo dle 8?

Luego fueron las ropas de marca. Porque el vestir hace al hombre y la mujer. Las Air Jordan o Roxy te hacen ciudadano de primera clase. No importa cuántos sacrificios tuvieron que hacer los tatas para conseguirlas. Uno se lo merece!

Hoy, el "boom" digital se apodera de nuestro sentido común. Los Ipods y los celulares son el objeto del deseo de cualquier persona que quiera mantener una posición social a la altura de las exigencias del mundo globalizado.

y es que anteriormente me referí a la necedad de muchos por tener el modelo parlanchín con la mayor cantidad de dispositivos inservibles. Pero es que cada día me convenzo más de que no vamos para ningún lado. Les daré unos ejemplos:

"Panchito", por llamarlo de alguna manera, es un joven casi de 30 años con fuerte influencia "hip hoppera". Es evidentente su deseo interno de ser un chico Bling Bling como en los videos de 50 cent. Con su carro con DVD y Boom BOx y sus "biatches" en el asiento de atrás.

En su tarjeta de crédito de $1000, se deben $2000; pero "Panchito", no contento con tener su DVD en el carro, quiere poder llevar sus videos en forma portátil, aunque nunca ande a pata: Quiere un Ipod Video.

"Panchito" llama a su amiga "Florcita" (:P) para que ella le compre un Ipod por internet. El precio es de más de $300, pero a "Panchito" no le importa porque se consiguió otra tarjeta con límite de $5000. Sin embargo, el tiempo de espera es de 1 semana a 15 días. Cómo va a pasar el pobre tanto tiempo sin mostrarle a la gente su nueva adquisición? Así que se va la primera Importadora Monge que encuentra y se compra el Ipod de 40 GB por unos $150 más. Ahhhh!! Que importa el despilfarro si eso garantiza ser el primero!!?? Es que todos lo envidiarán ahora! Aunque aún no sepa cómo meterle música sin que se borren los videos. Pero esa es otra historia.

"Panchito" es feliz con su aparato hasta que un compañero de trabajo, que si esperó y compró en línea, recibe su Ipod, con varios accesorios y unos $200 menos!!!

Pero no importa. Ya el colerón pasó, porque salió un Ipod con mayor capacidad. Entonces "Panchito" quiere vender su recién estrenado aparato, aunque sea a mitad de precio, para poder cambiarlo!! Mientras, los señores de AVAL CARD lo llaman todos los días para tratar de recuperar su dinero.

Por otro lado (pero coincidentemente en la misma área residencial) tenemos a "Ramsés". "Ramsés" es un muchacho de unos 20 años, que, junto con su hermana, deben trabajar para ver la casa y a su mamá que es conserje en una iglesia pero que está recién operada y no puede trabajar.

"Ramsés" no tiene bachillerato, por lo que en el lugar que trabaja, por Servicios Profesionales (donde le pagan cada mes y medio), recibe un salario "modesto". Pero "Ramsés@ ama los celulares de esos que tiran pedos y cantan el Himno Nacional. Así que tiene un Motorola de nombre raro y 6 dígitos en el precio.

Podrá haber alguno que a esta altura piense: "bueno, no tiene nada de malo que el chiquillo quiera tener clase". Claro! Lastimosamente a "Ramsés" le gusta pavonearse con el aparatico por su barrio del sur, famoso por su alta criminalidad y desempleo. El resultado: Le pusieron una pistola en la frente y le quitaron el celular. "Ramsés" se puso muy triste, y las falta de las melodías polifónicas de su teléfono fue insoportable. Así que a los 3 días tenía un Nokia de esos con muchos numeritos en el nombre. Para su sorpresa (y la de todos en el trabajo), lo asaltaron nuevamente a los 15 días!!

"Ramsés" cambió de trabajo. Ya tiene garantías un salario quincenal. Pero medio tiempo. Aprovechó entonces para comprarse un Moto Pebl. A él le gusta poner su celular en el bus para que la gente escuche la "Gasolina". Sin embargo, me llamó hace unos días para pedirme prestado 30 000 colones. Le dije que tal vez cuando me pagaran. A los días me dijo que si le podía agregar al préstamo 20 000 más. Y eso me fue lo que me puso a pensar. No sólo el hecho de que el mae piensa que yo tengo un palito de monedas de 500 en el patio, sino que el mae tiene un celular cuyo valor cubre más de dos veces el monto que ocupa. Y se lo dije. Pero se quedó callado. Es increíble a lo que la gente NO está dispuesta a sacrificar con tal de sobrevivir.

Así que ahora me estoy escondiendo de "Ramsés" para no prestarle nada. Porque a pesar de que me emputa que haya tanta gente en la misma situación, no tengo las bolas para decírselo en la cara. Qué irónica es la vida!

2 comentarios:

Naty dijo...

El hijo del peón de la finca de mi papá quería un equipo de sonido para la Navidad pasada.

El peón gastó todo su aguinaldo en comprárselo. Fijo le costó más que la casa que tienen.

Ahora le robaron el equipo de sonido...

Fallitas dijo...

Hablando de celulares pedorros... hoy apareció una imagen chistosa en La Nación