sábado, mayo 27, 2006

El amor lo puede todo...

"Es que el hombre es un animal, por eso está en su genética el ser polígamo. Como todos los animales."

Esa es la frase que más le he escuchado a los hombres cuando justifican sus aventuras amorosas. "Bueno", pienso yo. "Pero.. ¿no se supone que como el eslavón más ´avanzado´de la cadena evolutiva, tenemos libre discernimiento, poder de decisión y sobre todo códigos sociales? Después de todo, si nos guiáramos por nuestro instinto animal. - no me acuerdo quién lo dijo- copularíamos (ay, que palabra tan científica!) con cuanto objeto se moviera?"

En fin. Mi vecina y su esposo son de esas parejas en sus tempranos 50´s cuya relación se ha vuelto más bien una relación de hermanos. El le da la plata de la comida, ella le cocina y le lava la ropa y hasta ahi. El sexo murió hace muchos años. Muestras de cariño? Ninguna.

Ella suele conversar con mi mamá acerca de cómo la relación como pareja no existe, y de que ella está segura de que tiene otra mujer. No hay plata para arreglar cosas pero si para comprarle al carro un radio de 180 000 colones. Ayuda al hermano en un bar, pero el bar cierra a las 930 ciertos días y él llega a las 12.

Todo seguía normal en este - a mi parecer- autocastigo. Hasta ayer, que sonó el teléfono y era él. Solo que en vez de preguntar por alguien de la casa, se le "chispoteó" y pidió con OTRA mujer. Mi vecina diplomáticamente le dijo "Si, fulano, ¿qué se le ofrece?" y él como el más inocente sólo acató a decir "¡¡Ah, Fulana!! Por favor con Perencejita (la nieta)".

Y ahi se le cayó el mundo. Mami me contaba que ella lloraba desconsolada y entonces comenzamos ella y yo una amena discusión. A mi me pareció increible que la mae se sientiera triste de darse cuenta de que en efecto si existía alguien más, cuando desde hace tiempo lo sospecha y los signos eran casi que evidentes. Luego me puse a pensar que seguro es como cuando los papás sospechan que uno tiene sexo con el novio, pero arman un escándalo cuando a una se le quedan las pastillas por ahi tiradas. Es una verdad tácita.

Tras de eso, me dice mi madre que es como la cuarta "aventurilla" que le descubre, y que con una tiene hasta un hijo ya grande. Ahi si que me putié "¿Cómo es posible que la mae siga en esa vara después de tanto tiempo?" Y mi mamá, con toda la naturalidad, y antes de contarme una de sus experiencias con mi padre (esa es otra historietota) dice: "Diay, ma. Así son los hombres".

Argh!! ¡Otra vez ese conformismo! ¡Otra vez esta sociedad imponiendo códigos de comportamiento y otra vez la gente aceptándolos como burros! ¿Por qué seguir con esa actitud? ¿Cuando hombres y mujeres vamos a dejar de repetir estos códigos?

Pónganse a pensar: ¿cuántos de uds vienen de familias de un sólo padre? ¿cuántos de sus padres se sepraron por violencia, por machismo, por infidelidad? ¿cuántos de uds han vivido algo similar en una relación de pareja? Y cuántos han dicho: "Es que los hombres son / somos asi". Y aceptan algo que les rompe el corazón y alma. Y tal vez continúan porque también nos han dicho que el amor lo cambia todo.

Cada una de nosotras, alguna vez, se quedó o se quedará en una relación abusiva esperando que esa "fuerza del amor" cambie lo malo. Sólo que esa fuerza a veces lo que enmascara es conformismo.
Y en general, cada uno de nosotros, alguna vez, se verá en una situación en la que promete cambiar, pero en realidad hace el cambio por 2 semanas, porque no lo hace de corazón o porque "así [email protected] contento".

Porque estamos acostumbrados a no querernos, a conformarnos como son las cosas. A repetir viejos esquemas que arrastramos ya por generaciones. Porque para qué cambiar si de por si, todos y todas somos siempre iguales. No hay nada que hacer. Solo esperar que la fuerza del amor haga el truco. Es cuestión de fe.

5 comentarios:

Esmeralda dijo...

Ja... Mi mamá también repite eso.
He visto la cenicienta 23.456 veces y aún me ilusiona creer que el principe azul existe, aunque el mundo me grite lo contrario. Me gusta pensar con tanta ingenuidad.

Creo, que en esencia, el hombre es mas que litros de libido acumulado en las arterias.

analu dijo...

Cuando tenía 18 años empecé a jalar con un maesillo que me conquistó con sus ojos celestes y su dulzura.
Pocos meses después de estar de novios, él se salió del cole porque de por sí iba quedado casi en todo.

A mí se me paró el pelo, precisamente a mí que soy una freak-necia con eso de que todos deberíamos de estudiar mucho.

Así que me armé de paciencia, lloré un par de noches y me prometí que lo sacaría de esa posición, que lo haría entender lo bueno de estudiar.

Y así estuve, rogándole para que estudiara, rogandole para que matriculara en institutos y hasta llegando a ofrecerle que yo le pagaba las clases con tal de que estudiara.

3 años y pico después, alguna cosa mágica me hizo reaccionar.

Pero me llevó TODO ese tiempo entender.

Me dí cuenta que iba a seguir siendo un vago conformista y mediocre, que iba a seguir siendo un machista celoso y que en cualquier momento me iba a pegar si no le gustaba algo.

Soy una de esas sobrevivientes que pueden llenarse la boca diciendo: si se puede.

El cambio es necesario, sobre todo concientizarnos de nuestro valor.

Saludos

Pentium III de 750 MHZ dijo...

No crean. Yo tambien soy asi de ingenuea y creo que si existe un buen hombre, en algun lugar. Creo estar con uno en este momento, pero estos incidentes hacen que uno dude hasta del mas santo.

Analu. Yo tambièn vivi algo parecido. 3 años!! Incluso yo debì haber sido la que pasaba los cursos, porque como el imbècil ni para escribir en compu servìa, entonces yo le pasaba los bretes y le agregaba parte de mis ideas....
Creo que llega uno a convertirse en la mamà del susodicho.
Y en fin. Una cambia. Manda huevo que no! y se vuelve mas selectiva... esa es la esperanza...

analu dijo...

Si en total yo duré 4 años con ese mae... jaja... más fé que san roque como dirían las viejillas, la mía de que el mae cambiara.

Luego de eso aprendí bien la lección, eso creo al menos.

Y conforme se golpea uno, así vá uno aprendiendo aunque sea del narizaso con el piso, eso es fijo, y se se vuelve uno más selectivo y exigente.

Y es que eso no es malo.
Al final yo creo que uno encuentra alguien parecido a uno y ese es el asunto, sentirse felíz.

Yo creo que también encontré uno de esos en peligro de extinción... aunque eso no garantize que las cosas sean fáciles siempre.

Saludo

zuzurro dijo...

todos los hombres apestan...
gracias a Dios me gustan las mujeres... ellas saben de fidelidad...oh si que lo saben